27 de febrero de 2010

Pequeñas computadoras, grandes teléfonos

En la última década, el uso de los teléfonos móviles paso de ser algo exclusivo de unos pocos afortunados a una verdadera revolución. Pero últimamente estamos viendo otra revolución: los móviles pasan de ser aparatos limitados hechos para hablar, mandar mensajes y pocas utilidades más y se convierten en pequeñas computadoras listas para navegar por Internet, enviar y recibir correo electrónico, cargar aplicaciones que extiendan las funciones del aparato y hacer casi cualquier cosa que podamos hacer con una computadora. Estos dispositivos se conocen como smartphones (teléfonos inteligentes).

A diferencia de los PDA, o agendas electrónicas, los smartphones permiten conectarse a la red de telefonía móvil y, a diferencia de los teléfonos móviles comunes, pueden instalarse en ellos aplicaciones.

Aunque no son un invento nuevo, porque existen desde hace más de una década, se están haciendo cada vez más comunes gracias a las nuevas redes que permiten transmisión de datos de alta velocidad. Esto los hace ideales para navegar por Internet, y los precios cada vez más baratos, sin olvidar las numerosas funciones que incluyen.

Un hecho curioso sobre los smartphones es que, como cualquier otra computadora, incluyen sistemas operativos. Pero, a diferencia de lo que ocurre en el mundo de los equipos de escritorio, donde Windows es el indiscutible ganador, no todo esta dicho entre los dispositivos móviles. Existen varios sistemas que se disputan el dominio sobre este mercado que se esta haciendo cada vez más importante. ¿Por qué? Porque las empresas de tecnología saben que el futuro se centrara en los móviles y quien pueda conseguir influencia en este medio tendrá las cosas mucho más fáciles, como le ha ocurrido a Microsoft con Windows.

Algunos de los principales competidores son:

  • Blackberry: para quienes no lo conozcan, el Blackberry es el dispositivo de oficina preferido de los hombres de negocio y uno de los precursores en el mundo de los smartphones. Y este éxito, que le ha costado conseguir, también le ha traído beneficios porque el sistema operativo que incluye ha obtenido una porción importante del mercado.
  • Windows Mobile: Microsoft no podía quedarse atrás en lo que ha sistemas operativos se refiere ni siquiera entre los móviles. Pero aquí no le va tan bien como en los equipos de escritorio. Hasta la versión 6 su sistema operativo recibió varias críticas porque no se adaptaba a las necesidades de los usuarios. No obstante, acaba de anunciar la versión 7 que saldrá a fines de años y supondrá un cambio radical. Quienes lo han probado han tenido una experiencia muy cómoda e intuitiva con él.
  • iPhone OS: aunque Apple nunca había experimentado con el mundo de los teléfonos móviles, su iPhone fue todo un éxito. Millones de unidades vendidas lograron mejorar sustancialmente las ganancias de la empresa y convertir el producto en todo un clásico. Tanto es así que logró quitarle una porción del mercado a empresas tan importantes como Nokia.
  • Android de Google: como hemos visto los smartphones permiten conectarse a Internet y cada día hay más usuarios que lo usan para esto. Por eso hasta una empresa que inicialmente solo se dedicaban a Internet ha decidido ingresar al mercado de los teléfonos para obtener una cuota del mercado que le permita seguir siendo una influencia en la Red. A pesar de haber comenzado con casi nada, hoy ha obtenido un buen porcentaje de usuarios y ya hay varios fabricantes que incluyen este sistema operativo en sus dispositivos.

No hay comentarios.: